La presbicia o vista cansada es un defecto de la acomodación que ocasiona la dificultad en la visión próxima. Esta situación es normal a partir de los 40-45 años de edad y progresa aproximadamente hasta los 55-60 años en donde la dinámica de la acomodación se pierde por completo. Los síntomas de la presbicia son muy típicos: alejamiento del plano de lectura, dificultad para el trabajo de cerca y retraso en el reenfoque de lejos tras el uso continuo de la acomodación. Estos síntomas anteriores se acentúan en condiciones de poca luz, asÍ como al final del día.

La presbicia o vista cansada se corrige con cirugía refractiva utilizando la técnica denominada Visión Monocular Preferencial con la que se opera un ojo para ver de cerca y el otro ojo para ver de lejos y de esta manera el cerebro va dando prioridad al ojo que en cada momento debe predominar, pero en ocasiones el paciente puede llegar a tardar hasta 6 meses en acoplarse a este sistema. Desafortunadamente no todos los pacientes son candidatos a la Visión Monocular Preferencial por lo que hay que hacer una serie de estudios y pruebas para saber si el paciente se acomoda a esta técnica.